¡Vamos! – Objetivos específicos

1. Promover la unidad mediante el desarrollo de intercambios culturales entre niños y jóvenes de diferentes edades, religiones, géneros, etnias y orígenes socioeconómicos, a través del deporte.

2. Proporcionar partidos de fútbol de integración y servicios de entrenamiento para niños de todos los orígenes, en particular de los pertenecientes a familias pobres y/o en riesgo de radicalización o exclusión social, en el Reino Unido y en todo el mundo.

3. Promover estilos de vida saludables entre los jóvenes a través del ejercicio, una mejor nutrición, el estudio y la resolución de conflictos; lo que llevará a la mejora de los comportamientos personales, mayor igualdad y mejores oportunidades de vida.

4. Fomentar y desarrollar la confianza de un niño y su sentido de autoestima basados en el mérito personal, a través del fútbol, independientemente de su origen étnico, situación socioeconómica, afiliación religiosa o política, orientación sexual o género..

5. Educar a los jóvenes a comprender el valor de la democracia, el Estado de Derecho, la libertad individual, el respeto mutuo y la tolerancia entre personas de diferentes religiones y creencias, a través del deporte. Animando a los jóvenes a obtener una mejor comprensión de los demás y respetar a sus compañeros.

¿Por qué es importante concienciarse?

Las comunidades locales de todo el mundo están experimentando una diversidad sin precedentes, al haber personas de diferentes etnias y religiones procedentes de multiples lugares que van a vivir a sus vecindarios. Tienen una apariencia diferente, hablan diferentes idiomas, mantienen creencias diferentes y tienen diferentes círculos sociales. Las personas tienen muchos prejuicios por lo que, con frecuencia, se da una falta de integración en estas áreas debido a la ignorancia, la desconfianza y hasta el miedo existente entre personas de diferentes orígenes.

Raramente se dan oportunidades para que estas barreras se rompan, sobre todo porque existen muy pocos momentos en los que todos puedan reunirse e intercambiar experiencias, además de que no hablan el mismo idioma. El fútbol, el juego global, proporciona un lenguaje común y un medio de unión entre estas personas.

A través de Friends For Unity se crea un ambiente en el que cada niño tiene la oportunidad de aprender y jugar al fútbol, independientemente de cuál sea su origen. Los participantes cuentan con un medio positivo en el que pueden expresar sus aspiraciones y conectarse con otros alumnos de diferentes orígenes, creando así una unidad dentro de las comunidades locales. En el proceso, sus habilidades sociales se fortalecen y se les da la oportunidad de desarrollar su propia voz.

 

La falta de educación y la ignorancia crea barreras. Muchos están cargados de prejuicios contra los negros, asiáticos o blancos; contra los musulmanes, los hindúes, los judíos o cristianos; contra los pobres o los ricos; los torpes o los inteligentes; los delgados o los obesos; los discapacitados, las personas sin hogar, los desempleados.
El odio hacia cualquier persona que es diferente no tiene lugar en nuestra nueva comunidad global. El conocimiento es la clave para la lucha contra el odio, por lo que la educación es el corazón de Friends For Unity.

Friends For Unity también ofrece un servicio a la comunidad. Es noble predicar con el ejemplo y es deber y responsabilidad de cada persona contribuir a mejorar su comunidad. Mediante la creación de vínculos y amistad entre los vecinos de diferentes orígenes dentro de las comunidades locales, el programa ayuda a crear una comunidad unida y más armoniosa, y allana el terreno para una futura cooperación en proyectos de acción social.

La diferencia entre lo que hacemos y lo que somos capaces de hacer bastaría para resolver la mayoría de los problemas del mundo.

Mahatma Gandhi